Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad para proveerte una mejor experiencia en línea.
Revisar

De regreso a lo básico

PHOENIXVILLE, Pensilvania — Las fotos publicitarias de algunas escuelas evangélicas parecen forzadas, con las caras sonrientes de estudiantes de múltiples orígenes étnicos que implican una diversidad que no representa la realidad de la demografía del campus.

No es así con la Universidad de Valley Forge, la escuela de las Asambleas de Dios en Phoenixville, un suburbio bucólico a 28 millas al noroeste de Filadelfia. La institución es un verdadero crisol, con el 45 por ciento de los estudiantes que constituyen minorías étnicas, por lo que es el campus más diverso que cualquiera de las siete escuelas regionalmente acreditadas de las AD.

No es sorprendente que el presidente de Valley Forge David S. Kim sea el primer presidente de una minoría étnica en cualquiera de las escuelas regionales de la fraternidad. Kim es un emblema del presente trasfondo variado del cuerpo estudiantil. Es coreano-estadounidense y creció en Ghana con sus padres misioneros. Kim pasó varios años en Honduras, Nicaragua, y Ecuador siguiendo proyectos comerciales.

Esas conexiones latinoamericanas le han permitido a Kim forjar lazos con cuatro distritos hispanos de las Asambleas de Dios en los Estados Unidos.

"Queremos ser la escuela de preferencia para la comunidad hispana," dice Kim. "Estamos teniendo éxito en eso."

Pero Valley Forge no atiende solo a los hispanos, que comprenden el 17 por ciento del cuerpo estudiantil. US News & World Report recientemente citó a Valley Forge como la décima escuela con mayor diversidad racial en todo el norte de los E.U.

La escuela es más diversa que Phoenixville, que, según el último censo de los E.U. es 78 por ciento blanca . La universidad de 102 acres está situada entre las colinas onduladas y boscosas en las afueras de Phoenixville, una pintoresca ciudad de 17,000 habitantes establecida en 1732.

ÉNFASIS ESPIRITUAL
Valley Forge comenzó como el Instituto Bíblico del Este en 1939 en Green Lane, Pennsylvania, como una escuela para ministros, evangelistas y misioneros. Después de consolidarse con otras escuelas religiosas, se convirtió en el instituto Bíblico del Noreste en 1962. La escuela, con el nuevo nombre de Valley Forge Christian College, se mudó a Phoenixville en 1977 y se instaló en el hospital general cerrado de Valley Forge. Valley Forge Christian College hizo la transición a una escuela de artes liberales en el 2014 y se convirtió en la Universidad de Valley Forge.

La propiedad física presenta desafíos. A excepción de cuatro edificios erigidos a principios de este siglo, las estructuras de ladrillo en el campus datan de la década de 1930. Kim, un graduado de Valley Forge en 1997, reconoce que no se inscribió por las maravillosas comodidades que habían.

En lugar de preocuparse en las necesidades de mantenimiento de los edificios, Kim está más enfocado en establecer una cultura de discipulado en el campus. Eso rompe la trayectoria que muchas escuelas evangélicas han tomado en un entorno educativo competitivo de permitir la inscripción abierta — aceptando estudiantes que no necesariamente se adhieren a los puntos teológicos porque la escuela necesita su matrícula.

"Aunque somos una universidad de artes liberales en lugar de una escuela bíblica, creemos que todos aquí somos llamados a ser hacedores de discípulos, no solo para aquellos que van a ser ministros y misioneros," dice Kim. “No vamos a poner en riesgo. Si vienes aquí, debes ser un seguidor de Jesús que quiere crecer espiritualmente.”

Jerry M. Ireland, quien se unió a la facultad en junio como presidente del Departamento de Estudios Interculturales y como presidente del Departamento de Teología y Liderazgo Ministerial, está de acuerdo con la visión del ministerio. Anteriormente enseñaba en el Seminario Teológico de las Asambleas de Dios en Springfield, Missouri, y pasó una docena de años en África como misionero foráneo de las AD supervisando el entrenamiento de la escuela bíblica y los alcances de compasión de las iglesias locales. La carpeta actual de Ireland incluye ayudar a los estudiantes a descifrar cómo pueden convertirse en un discípulos diario.

"Nuestro objetivo es ser una institución de la Gran Comisión, una escuela donde las misiones son parte de todo lo que hacemos," dice Ireland, de 50 años. “El pentecostalismo durante mucho tiempo ha encarnado las misiones en el rol de todo el cuerpo de Cristo. Eso es muy bíblico."

Ireland dice que una universidad cristiana debe de ser intencional en cuanto al discipulado en lugar de asumir que está sucediendo automáticamente. Es por eso que la escuela implementó este otoño 30 capillas semanales de grupos pequeños, cada una con aproximadamente 15 estudiantes.

"Los estudiantes rinden cuentas en un contexto de grupo pequeño cuando sus amigos y compañeros de dormitorio son intencionados en cuanto a sus jornadas espirituales," dice Ireland. "Crea una dinámica diferente."
Jerome N. Douglas, vicepresidente de los asuntos académicos, dice que preparar a los estudiantes para cualquier misión que enfrentarán después de la graduación se ha convertido en una prioridad en la escuela.

"Estamos tratando de construir un sentido más fuerte de comunidad, con enfoque de equipo y colaboración," dice Douglas, de 44 años. Eso también incluye proporcionar un ambiente acogedor para los estudiantes, independientemente de su color de piel. El hecho de que Douglas, hijo de padres jamaicanos, sea administrador inspira a muchos estudiantes minoritarios.

"Si ves a alguien que se parece a ti, amplía las perspectivas de que los horizontes posibles," dice Douglas, quien también enseña cursos de teología y liderazgo en el ministerio. "Dice que hay alguien en una posición de autoridad que entiende mi jornada."

COMUNIDAD UNIDA
La decisión de invocar estándares espirituales estrictos ha resultado en una inscripción más baja. Actualmente hay un total de 603 estudiantes en Valley Forge, de los cuales 425 son estudiantes residenciales tradicionales. Sin embargo, muchos de los que asisten sienten que la escuela ofrece un ambiente familiar. El centro de estudiantes Anvil es un ajetreo de actividad que incluye la cafetería Jazzman, un lugar de reunión popular.

Hannah S. Ventling, una alumna del tercer año de Youngstown, Ohio, es una estudiante tierna, alegre, y agradable con ojos brillantes. Ella eligió Valley Forge porque cree que la escuela la ayudará a descubrir su vocación. Y a ella le gusta el ambiente acogedor.

"No quería ir a una escuela grande," dice Ventling, de 20 años, quien fue educada en su propia casa durante la escuela secundaria. Mantiene sus opciones abiertas, especializándose en negocios globales, pero también toma cursos de misiones y un grado secundario en ministerio de niños, así como estudios de la cultura de sordomudos.

Durante el verano, Ventling sirvió como pasante de los ministerios de niños en los campamentos de la Red Ministerial de Ohio. A ella le gustaría trabajar en misiones en África en algún momento.

"Esta amplia educación me llevará a algún tipo de ministerio," dice Ventling, cuya iglesia de origen es Iglesia Rush en Canfield, Ohio. “Es bueno tener diferentes habilidades a mis espaldas. Valley Forge me ha expandido a nuevos ambientes y me ha sacado de mi zona de comodidad."

Este otoño, la escuela lanzó oficialmente los 30 grupos pequeños para que los estudiantes se conozcan mejor. El año que viene, Valley Forge implementará la instrucción de discipulado uno a uno.

"Los estudiantes necesitan saber cómo permanecer en la comunidad, con Dios, en grupos pequeños, en entornos grandes, y cuando están solos," dice Kim. “No puedes hacer discípulos sin relaciones.”

Kim, señalando que los terrenos originalmente albergaban un hospital, quiere que Valley Forge sea un lugar de sanidad espiritual, física, y emocional.

"Muchos jóvenes quebrantados vienen aquí," dice Kim. “Se enfrentan a desafíos de ansiedad, soledad, depresión, y se sienten abrumados. Queremos que los estudiantes experimenten la sanidad aquí en la Universidad de Valley Forge para que puedan convertirse en agentes de sanidad en el mundo."

Kim mismo se ha enfrentado a muchas luchas. Ha sido plantador de iglesias, director de una escuela cristiana, y director ejecutivo de una exitosa empresa de exportación de cacao con sede en Ecuador. Pero en el 2013, el conductor de una camioneta donde él viajaba envolvió el vehículo alrededor de un árbol. En consecuencia, Kim tiene tres tornillos en el lado derecho de su cara y un ojo derecho acrílico. Kim perdió permanentemente su visión física en el ojo y abandonó temporalmente la visión espiritual de su alma. Se enfrentó a un período prolongado en el desierto.

Después de ser un éxito en el mundo de los negocios, Kim tuvo que aprender a depender únicamente de Jesús para su futuro. Valley Forge lo ayudó a encontrar el camino de regreso.

En 2015, se convirtió en el presidente del Departamento de Estudios Interculturales y en 2016 avanzó a ser director de operaciones de la escuela. Varios miembros de la facultad lo persuadieron a presentar su solicitud para la vacante presidencial. Don G. Meyer se jubiló en julio del 2016 después de dirigir la escuela por 19 años. En abril del 2017, la junta eligió a Kim, para entonces de 42 años, para convertirse en el décimo presidente de la escuela fundada hace 80 años.

[Ruta de la galería de fotos = "/sitecore/MediaLibrary/PENews/Photo Galleries/ Hannah Ventling "]

Foto principal: El presidente de UVF, David S. Kim, se centra en establecer una cultura de discipulado en el campus.

Foto inferior: Hannah Ventling dice que UVF la está ayudando a descubrir su vocación. 

2020 AG Christian Education and Discipleship Terms of Service